Saltear Vegetales

Recomendamos saltear los vegetales por separado, ya que cada uno tiene distintos grados de humedad, consistencia y, por tanto, de cocción. Para esto, calentamos un sartén a fuego alto, adicionamos una cucharada de aceite para impermeabilizar la superficie del sartén, y agregamos cada tipo de vegetal por separado.

Añadimos un poco de aceite cada vez que agreguemos un tipo de verdura. Salteamos con movimientos suaves, hasta que las verduras estén al dente, es decir, blandos pero con resistencia a la mordida.

Ajos asados

Pon una cabeza entera de ajo en un cuarto de pliego de papel alusa foil (metálico), añade unas cucharadas de aceite de oliva y una pizca de sal. Dobla y cierra el papel formando un cambucho.
Mételo al horno a 180°C entre 20 y 25 minutos hasta que los dientes de ajo estén blandos y asados.

Tomate Concassé

Coloca agua en una olla alta y deja que hierva. Añade los tomates con una leve incisión en forma de cruz en su base. Cocina por 30 seg a 1 minuto, retira del fuego y déjalo en un bowl con agua fría. Pela y cortar los tomates en mitades para retirar las semillas del interior. Finalmente, córtalos en dados de medio centimetro por lado.

Blanquear Hojas verdes

Limpia y lava las hojas de albahaca y espinaca. Hierve 1 litro de agua en una olla, adiciona las hojas verdes y cocina por 40 seg a 1 minuto, hasta que las hojas tengan un color verde intenso. Retíralas de la olla con ayuda de un espumadero (colador), y enfríalas en un bowl con agua con hielo para cortar la cocción.

Filtra y sécalas con papel absorbente, y blanquéalas, esta acción ayudará a que tu salsa no se oxide y mantenga un color verde intenso por varios días. Recuerda almacenar en un frasco de vidrio o pocillo con tapa hermética para mantener el aroma y color intenso.

Pimientos asados

Coloca cada pimiento en la llama directa de un fuego de la cocina. Cocina por cada lado, volteando con ayuda de una tenaza. Una vez que se haya carbonizado completamente por sus caras, retíralo del fuego y lleva en un colador bajo, un chorro de agua fría para pelar con mayor facilidad. Finalmente córtalos por la mitad, retira las semillas y córtalos en julianas.